Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

One of the most historic and distinctive places of Guatemala City El Cerrito del Carmen,  a spot declared Cultural...
Its topography includes valleys, mountains, and hills of high and low height, which provide different wáter flows and...
Fundado en 1603, Santa Cruz de Belén de los Indios Choles es de los más antiguos municipios de las Verapaces. Su...
El nombre correcto del lugar es 'Museo Regional del Trapiche'.  Se le denomina trapiche a los molinos de azúcar que...
El Cristo de Esquipulas ha sido venerado desde tiempos coloniales y hoy se ha convertido en símbolo de la identidad...
La caída de agua junto a la piscina es ideal para refrescarse. De fácil acceso y en las cercanías de la Ciudad de...
Los amantes del ecoturismo opinan que el lago de Atitlán se debate entre la belleza natural que jamás perderá y un...
La larga hilera de palmeras parece perderse junto con el ocaso, el aire es más fresco y el bullicio se desvanece al tic...

Antigua Guatemala

Chinautla: un viejo pueblo de barro

A escasos 15 kilómetros de la ciudad de Guatemala permanece imperturbable el pueblo de Chinautla. Para llegar, cuenta con una carretera que han arreglado recientemente y está pavimentada hasta la entrada de la localidad.

Veinte minutos a través de un paraje verde y montañoso, por la carretera departamental 4, te situarán ante la plaza central de Chinautla. Este centro urbano no es reconocido por edificaciones y servicios, únicamente la gigantesca ceiba es la clave para marcar el punto de reunión.

Ya te encuentras en Chinautla Vieja, la cual tienes que diferenciar de la Nueva Chinautla, que se situó más allá de este valle. La Vieja se halla en una zona considerada de alto riesgo y, tras el terremoto de 1976, muchos habitantes la abandonaron en busca de un asentamiento más seguro. Sin embargo, como el amor a la tierra es mayor que el miedo a temblores y deslaves, hubo quienes hicieron caso omiso a las advertencias.

El niño de Atocha

Uno de los sitios más queridos del lugar era la antigua iglesia del pueblo, se trataba de un edificio cuya última reconstrucción data de 1925. Tras el seísmo del 76, sólo quedaron en pie un campanario y el testero de estilo neogótico. Estos pocos restos permanecen como parte de la naturaleza, para integrarse en su belleza, creadora de vida, pero también para recordar su fuerza destructora.

Frente a los vestigios, la nueva iglesia mantiene cierta semejanza con la estructura original, pero con sencillez en formas y materiales, únicamente el altar mayor muestra cierta ostentación y originalidad, porque contiene el más preciado tesoro de la comunidad. Se trata de la pequeña figura del niño Jesús, que según la tradición fue milagrosamente encontrado en un pozo de agua cercano al pueblo.

Casualmente, esta figura del Niño de Atocha coincide bastante con otra imagen del Niño a la que se le guarda culto en el cercano Lago de Amatitlán. Aunque las explicaciones sobre esta coincidencia son diversas, lo importante es que, según el padre Fabio, encargado de la parroquia, uno de los principales motivos para que la gente permanezca en Chinautla Vieja es su devoción por esta pequeña imagen del Niño.

Señales del pasado

Una devoción de esta gente por una tierra que, además de ser constantemente castigada por causas naturales, sufre las consecuencias devastadoras de la acción humana. Como ocurre en el río Chinautla, que antes era lugar de baños para refrescarse, y ahora es caudal para las aguas negras que recibe al pasar por la capital.

De este modo, las personas del lugar parecen sufrir un conjuro, debido a la impotencia ante el vertido de residuos capitalinos, a lo que responden con la diseminación de sus propios deshechos en cualquier lugar. Así es que, cuando te adentres a conocer el conjunto de casas que forma el poblado, comprobarás que a lo largo del camino cientos de luminosos envoltorios de comestibles adornan el sendero. La sensación de dejadez sólo se disimula por el imparable crecimiento de vegetación, que se da tanto en forma de árboles, de limón o mango, como de bananos o bambú, o de vistosas plantas florales aromáticas.

Para conocer el trabajo de la artesanía en barro, deberás preguntar en las casas del lugar, ya que en la mayoría de ellas se dedican a la elaboración de cerámica o te dirán dónde lo hacen. Por lo general, son las mujeres las que se hacen la tarea de la elaboración de figuras en barro, mientras los hombres laboran en la construcción o como obreros en la ciudad.

Con el material conseguido en un yacimiento de arcilla cercano a la localidad, estas artesanas elaboran las figuras tal como aprendieron de sus madres quienes, a su vez, lo heredaron de las suyas, generación tras generación. Por lo tanto, algunas de las técnicas que continúan utilizándose en Chinautla se remontan a tiempos prehispánicos.

Tal es el caso de la elaboración de las vasijas hechas sin torno, que las manos artesanas van levantando poco a poco por medio de la unión de tiras de barro. Esta técnica requiere de precisión y la artesana tiene que dominar tanto el modelaje de las figuras, como la tersura del acabado final. La experiencia que supone ver el trabajo de estas mujeres es fantástica, ya que no sólo es conocer técnicas tradicionales casi desaparecidas, sino que te acercan al modo pausado y contemplativo que tienen ante la vida.

Al finalizar, quedarán listas para ser expuestas al fuego en un horno improvisado en medio del patio de la casa. Sólo algunos hogares cuentan con su propio horno de ladrillos y adobe.
Tras el proceso de pintado, las piezas ya están listas para su venta y, en Chinautla, hay casas que se dedican a la comercialización a precios bajos. Eso sí, mucho cuidado con estas piezas ya que como el pueblo de donde provienen son frágiles.


Artesanías

La calidad de la producción artesanal de Chinautla está en vías de desaparición con el deterioro económico y social de la comunidad.






Avisos de peligro

Chinautla no sólo sufre el efecto contaminante de los desagües de la ciudad o una situación de olvido institucional, sino también de la quebradiza tierra blanca sobre la que se asienta. Un subsuelo que se desprende fácilmente con sólo la fuerza del agua o del viento, y que es la codicia de las industrias cementeras de la zona. Estas condiciones agravan la situación de penuria económica que vive la localidad. Por eso, un turismo que apoye una de las industrias artesanales más perfeccionadas y originales del país, quizás sirva para concienciar a los habitantes de Chinautla a salvaguardar sus importantes valores artísticos y sociales. Y, de este modo, la población indígena, de habla pocomam, hará honor a sus creencias ligadas a la ley de los santos, que les protegen y les hacen superar todas las calamidades.

Redacción viajes