Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

El lugar perfecto para disfrutar del mar con un excelente ambiente, deleitarse con una variedad de licores o café 100...
Disfrutar de la mejor pesca del mundo está en el Océano Pacífico de Guatemala. La costa del Pacífico de Guatemala...
En la costa sur de Guatemala se encuentra un lugar exclusivo para la aventura, la diversión y la eliminación del...
A tan sólo 45 minutos de la Ciudad Capital un área protegida en San Vicente Pacaya alberga bosques, recursos naturales...
Museo La Democracia Iztapa Puerto San José Sipacate Auto Safari Chapín Gastronomía Acceso y datos...
Bagnata da una grande quantità di fiumi, Escuintla è la porta all'oceano Pacifico, dove il sole e l'acqua si...
A sud del Guatemala si trova la regione di Escuintla, dove si localizza il monte di Mirandía. Su questo si trovano le...
Se vi piace l'avventura, la natura e la fauna selvaggia, non perdetevi una visita al piú grande parco zoologico del...

Antigua Guatemala

Azufre y lava en el volcán de Pacaya

A tan sólo 45 minutos de la Ciudad Capital un área protegida en San Vicente Pacaya alberga bosques, recursos naturales y uno de los volcanes más visitados por su pacífica actividad: el Volcán de Pacaya.

Con una altura de 2,500 metros sobre el nivel del mar, se encuentra exactamente al sur, entre los departamentos de Guatemala y Escuintla. En ocasiones su actividad aumenta para deleitar a estudiosos y aficionados con espectáculos de fuego impresionantes, los cuales descienden en un río de lava por un costado.


Forma cambiante, azufre y lava

Las visitas se han incrementado. Extranjeros y nacionales transitan por los senderos, unos suben, otros bajan. Cientos de personas han llegado al lugar para observar el río de lava que corre del lado izquierdo del cráter.

Dos guías custodian el acceso a esta parte para seguridad de los visitantes. El río se ve a unos 90 metros de distancia, pero el humo, las rocas y el extraño sonido de la roca caliente y líquida, hacen parecer que está a tan sólo unos pasos.

Unos metros arriba se alcanza a ver la cima más alta expulsando azufre; tal es la actividad del volcán que la forma ha cambiado en los últimos tres meses.


Familias por doquier

Niños y adultos hacen fila entre las nubes que cubren la cima, para llegar a la división de los senderos. Uno, a la izquierda, lleva a la lava y el de la derecha, hacia el cráter.

La dificultad del ascenso no es mucha, lo cual permite a personas de todas las edades se aventuren en familia para observar el tan esperado espectáculo.

Se recomienda llevar suficiente agua y, si no se tiene costumbre, ascender haciendo paradas para descansar cada vez se considere necesario.


Entre humo y rocas

Aunque el volcán ha tenido varias erupciones antes, esta vez las fumarolas eran de rocas y azufre. El humo salía intermitentemente con fuerza; habían segundos de silencio y otros de aparente amenaza. Recomiendan no permanecer más de dos minutos en la orilla de este cráter.

Cámara en mano, turistas extranjeros y guatemaltecos filmaron la vista, hasta que ruidos intimidantes y la expulsión de materia roja, líquida, hizo que todos los presentes se retiraran del área inmediatamente, incluyendo al guía. Fue aventurado, pues el camino entero hacía sentir lo caliente de su superficie.

En ocasiones la cambiante dirección del viento esparce las nubes dificultando la visibilidad; en otras lleva nubes de azufre, expulsadas por el otro costado, hacia las partes turísticas. Si tomará fotografías lo mejor es ir preparado y hacerlo de forma rápida para poder retirarse con seguridad, pues el azufre dificulta la respiración.

Un contacto con la naturaleza

Las áreas verdes que rodean al volcán merecen una visita ecológica y, para su comodidad, cuentan con terreno para acampar, comer y descansar. Tiene vigilancia durante todo el trayecto por ser un destino visitado frecuentemente.

Lo mejor es ascender por la mañana, porque se disfruta del cielo despejado, ya que suele nublarse por las tardes. Adicionalmente, la administración del lugar permite el acceso hasta las 15:00 horas; una cuota baja y el transporte son el único gasto para poder observar tan magnífico espectáculo.

Texto y fotos: Héctor Roldán.